twitter fb youtube google+

Suelo radiante

El suelo radiante habitualmente es un sistema de calefacción (incluso refrigeración) por agua que emite el calor (o frío) por la superficie del suelo. En los sistemas por agua el calor se produce en la caldera, energía solar, etc. y se lleva mediante tuberías a redes de tuberías empotradas bajo el pavimento de los locales en el caso de suelos.

 En realidad, el emisor podría ser por cualquier otro de los paramentos de los locales  a calefactar/refrigerar (paredes o techo), pero en el caso de querer calefactar, como el aire caliente asciende, lo más lógico es emplear el suelo.

Este sistema tiene la ventaja de que la emisión se hace por radiación, por lo que se puede tener en los locales habitados una temperatura del aire menor que con otros sistemas de calefacción, lo que supone menores pérdidas de calor por los muros, techos o suelos en contacto con el exterior, produciéndose así un ahorro energético añadido.

suelo_radiante_tiop_LKN_web

 Las tuberías de agua (generalmente de material plástico) se distribuyen sobre el forjado interponiendo un aislamiento para evitar que el calor se disipe hacia la planta inferior. Sobre las tuberías se pone una capa de mortero y arena y luego el solado, que se recomienda sea de un material poco aislante del calor (piedra, baldosa cerámica o hidráulica) y no de madera.

Si el edificio está bien diseñado no es necesario cubrir toda la superficie del suelo.